Ordenador desorganizado, trabajo duplicado

Ordenador desorganizado, trabajo duplicado

¿Alguna vez guardó un fichero, y después tuvo serias dificultades para volver a encontrarlo? Muy probablemente la respuesta será “si”. A fin de cuentas, este es un problema común, que afecta diariamente a millones de usuarios y que, en la mayoría de los casos, se debe a la falta de organización del ordenador personal y carpetas compartidas. La “desorganización digital” se manifiesta de diversas formas, desde carpetas almacenadas sin una estructura lógica, ficheros duplicados y sin denominaciones normalizadas, hasta Escritorios confusos que dificultan la simple tarea de encontrar algo que está frente a nuestros ojos.

Como herramienta vital para el día-a-día del trabajo de millones de profesionales, la organización de los ordenadores es crucial, en la medida en que eleva la velocidad de procesamiento del equipo y contribuye a la optimización del tiempo de búsqueda de ficheros. Para evitar esfuerzos duplicados en la recuperación de los ficheros – que, consecuentemente, originan estrés y reducen los niveles de productividad personal – es fundamental pensar la organización en base a una lógica de búsqueda futura. Así, debemos comenzar por organizar ficheros, carpetas y accesos directos por categorías, evitar niveles excesivos de carpetas, definir un criterio transversal para el nombramiento de los ficheros – eliminando nomenclaturas “nuevo”, “antiguo” o “versión final” – y normalizar el layout del escritorio.

Más allá de facilitar el día-a-día laboral – bien a través de la liberación de espacio en disco, el aumento de la velocidad de respuesta y de la localización inmediata de los ficheros buscados -, la organización del ambiente digital facilita el acceso por parte de otro profesionales a ficheros almacenados y compartidos en red.

Problemas:

˃ Tiempo invertido en la localización de ficheros;

˃ Desmotivación y estrés causados por la baja productividad;

˃ Ficheros almacenados sin estructura lógica asociada;

˃ Ficheros duplicados;

˃ Procesamiento lento del equipo;

˃ Falta de normalización en la designación de los ficheros.

Solución:

˃ Orientar hacia una estructura con una lógica de búsqueda futura;

˃ Organizar ficheros, carpetas y accesos directos por categorías;

˃ Evitar excesivos niveles de carpetas;

˃ Definir un criterio de nombramiento de los ficheros (los nombres de los ficheros deben facilitar la herramienta de búsqueda)

˃ Renunciar a la nomenclatura “nuevo”, “antiguo” o “versión final” (siempre que sea necesario, optar por nombrar diferentes versiones del fichero con letras o colocando la fecha);

˃ Normalización del layout del escritorio.

Beneficios

˃ Localización inmediata de los ficheros necesarios;

˃ Reducción de los niveles de estrés y aumento de productividad personal;

˃ Facilidad de compartir información;

˃ Liberación de espacio en disco;

˃ Aumento de la velocidad del equipo.

Recent Posts

 

¿Está interesado en los servicios de consultoría de Kaizen Institute?

Ayudamos a los clientes a lograr grandes resultados al poner en práctica paradigmas disruptivos.

¿Está interesado en las formaciones de Kaizen Institute?

Las formaciones de Kaizen Institute incluyen aprender la teoría, ponerla en práctica tanto en ejercicios como aplicado a su realidad y su gemba

Newsletter

Reciba las últimas noticias sobre Kaizen Institute. Suscríbase ahora.

* campos necesarios

arrow up