Para continuar triunfando, es necesario saber cambiar y mejorar

BY KAIZEN INSTITUTE SPAIN - 2016-02-04

Durante cientos de años, Suiza fue el mayor fabricante mundial de relojes. En 1962, conscientes del nuevo curso de la tecnología de medición del tiempo, los suizos fundaron el “Centre Eletronique Horloger” (CEH), para desarrollar un reloj de pulso de cuarzo. El prototipo – “Beta 21” – se mostró muy superior a los mejores relojes mecánicos, sin embargo, a pesar del excelende desempeño del modelo de cuarzo, las grandes fábricas suizas, frente a la posición tan cómoda que tenían en el mercado, no se interesan en aportar y desarrollar una nueva tecnología. Americanos y japoneses confiaban en el éxito del nuevo producto creado por los suizos y perfeccionaron los modelos y, en 1970, se registró un cambio de paradigma que ocasionó una revolución en la industria y en el mercado relojero. En pocos años, los relojes de cuarzo pasaron a costar menos de 10 dólares y alcanzaron el éxito absoluto de ventas. La industria suiza, no preparada para el cambio súbito de paradigma, se sumergió en una gran crisis, llevando a centenas de fábricas a la quiebra y numerosas personas al desempleo.

A pesar de tener más de 40 años, el caso suizo, es un ejemplo actual y completo de la forma en la que los paradigmas que nos dan el éxito hoy, no garantizan el éxito mañana. Por el contrario, totalmente absorbidas por la producción, de forma general, las organizaciones muestran resistencia, restando tiempo para reflexionar sobre cómo hacer más y mejor. “Somos esclavos de nuestros propios hábitos”. La declaración es de Masaaki Imai, gurú japonés reconocido internacionalmente como el creador del método Kaizen, y resume, en pocas palabras, el status quo en que colaboradores y equipos de trabajo están sumergidos.

Es habitual y es útil, que existan reglas y modelos, es decir, paradigmas. El problema surge cuando estos modelos se asumen como el único modelo para algo. Es imprescindible contar con discernimiento, inquietud y coraje para reinventar, probar e implementar modelos pioneros que permitan continuar triunfando. El caso suizo desmonta la máxima de que “un equipo que gana, no se mueve” y refuerza un nuevo lema: “Para continuar triunfando, hay que saber cambiar y mejorar”.

Problema:

˃ Paradigmas...

- ... que desencadenan resistencia al cambio;

- ...que generan trabajadores “amorfos”, no dedicando tiempo a reflejar y encontrar nuevas formas de mejorar;

-...que representan un bloqueo a la conquista de nuevos éxitos;

Solución:

˃ Crear una cultura de mejora continua implicando a todas las personas, todos los días, en todas las áreas;

˃ Dedicar tiempo a cuestionar los paradigmas actuales y a encontrar nuevos caminos alternativos;

˃ Pensar nuevas formas de hacer mejor en equipo.

Beneficios

˃ Motivación e implicación de los colaboradores;

˃ Dinámica de mejora;

˃ Mejora del producto y del servicio.


 
 
Gemba Kaizen