Hay siete tipos de desperdicio. ¿Alguno de ellos forma parte de su día de trabajo?

BY KAIZEN INSTITUTE SPAIN - 2016-05-11

¿Sabe qué añade valor a su organización? Solo aquellas actividades por las cuales su cliente está dispuesto a pagar. Partiendo de esta premisa, avanzamos rápidamente al tema del desperdicio o MUDA (término japonés utilizado para definir desperdicio), y la importancia que su eliminación asume en el día a día, y sobre todo en las cuentas de las empresas. Si el beneficio de la empresa es igual al precio del producto menos su coste, importa eliminar el desperdicio en la medida en que este aumenta el coste, disminuyendo la rentabilidad de la empresa. En definitiva, eliminar desperdicio significa aumentar la productividad. ¿A qué espera?

Existen siete tipos de MUDA identificados, en el área de servicios (los desperdicios en los sectores de logística y de  industria son similares con pequeñas adaptaciones):

- Exceso de Información: Creación de más información de la necesaria (más de lo que el cliente necesita); El exceso de información genera pérdidas de tiempo de trabajo y genera stocks de información.

- Transporte de información o materiales: Transferencia o transporte de información entre varios procesos, situación que genera aumento de costes y tiempo de búsqueda, así como pérdida de información.

- Stock de información o materiales: Tener información almacenada que no se utiliza; Tener stocks excesivos de trabajo en curso (aumenta el espacio ocupado y la espera del cliente y oculta problemas reales).

- Movimiento de personas: Movimientos de trabajadores. Movimiento no significa trabajo. Los movimientos muchas veces existen por layouts mal diseñados con distancias y equipamientos, información y personas con quien se tiene que alcanzar.

- Personas paradas: Espera de información acerca de llegada de materiales; Estrés o cansancio excesivos.

- Procesos Complicados: Procedimientos inadecuados con demasiadas interfaces e ineficiencias. Todo esto provoca esfuerzo adicional de trabajo, recursos mal utilizados (personas, equipamiento, conocimiento) y desmotivación.

- Errores: Documentos erróneos; Falta de información a determinado trabajador (importante para el cliente final).

El reconocimiento del modelo de desperdicio es fundamental para la mejora. La estrategia para avanzar con una solución a esta problemática se divide en tres pasos: percibir el valor añadido para consumidores y clientes, eliminar lo que no interesa a consumidores y clientes (MUDA) y reforzar el valor añadido. En consecuencia, se generará un conjunto de ventajas como aumento de productividad – que se se vuelve cada vez más evidente por el hecho de producir solo lo necesario -, reducción del lead time de los procesos, de costes, de movimientos, del tiempo de búsqueda/ demanda y del espacio ocupado. El estrés automáticamente disminuye y la motivación aumenta.

 

 

 


 
 
Gemba Kaizen